martes, 10 de mayo de 2011

Granuloma Acral por Lamido

¿Qué es un Granuloma acral por lamido?

MVZ  Esp. Jorge Luis Escobedo Straffon
Dermatología Veterinaria

También conocido como: Dermatitis acral por lamido, Furunculosis acral por lamido, Granuloma por lamido. 

Granuloma en miembro distal de un Doberman 


Transmisión o Causa:
El Granuloma acral por lamido puede ser causado por infecciones bacterianas, hongos, ácaros, alergias, cáncer, enfermedad de las articulaciones, traumatismos, trastornos obsesivos-compulsivos y en algunos perros el aburrimiento puede ser un factor desencadenante.
Los perros lamen incansablemente un área de su cuerpo (normalmente una mano o un pie) hasta que pierden el pelo y erosionan las capas superficiales de la epidermis. La consecuencia es más comezón, que a su vez se traduce en más lamido. Este ciclo de lamido-comezón se ve agravado por el hecho de que las células dañadas liberar endorfinas, sustancias químicas que en el cerebro, son poderosos analgésicos, que provocan que el perro no sienta dolor si no por el contrario el lamido provoque placer. El excesivo lamido con el tiempo causa infecciones secundarias, engrosamiento de la piel, y cambios en la pigmentación.

Animales afectados:
El Granuloma acral por lamido puede afectar a perros de ambos sexos y de todas las razas, sin embargo, los perros que tienen más de cinco años son afectados con mayor frecuencia. Las razas predispuestas a esta condición incluyen al Gran-Danes, Doberman Pinscher, Labrador retriever, Golden retriever, Pastor Alemán, Setter Irlandés, Mastin Napolitano, Mastin Español.

Signos clínicos:
Los Granulomas acrales por lamido, son heridas generalmente ubicadas en la zona distal de la pata delantera o trasera de un perro. Algunos perros pueden tener más de un granuloma por lamido a la vez. Estas lesiones suelen aparecer como firmes elevaciones sin pelo, que pueden estar severamente inflamadas (rojas) o híperpigmentadas, (negras) si el caso es crónico. En la mayoría de los casos el centro de la lesión se encontrara ulcerada, roja y húmeda o pueden estar cubiertas por una costra.

Diagnóstico:
El diagnóstico del Granuloma acral por lamido, requiere la identificación de la causa primaria, por lo que es indispensable una profunda historia clínica y un detallado examen físico.
Las siguientes pruebas pueden realizarse con el fin de determinar la causa primaria y/o los contaminantes de las lesiones de la piel:
Evaluación citológica de la lesión mediante raspado superficial, hisopado o impronta directa, para la determinación de bacterias, levaduras o células neoplásicas.
Raspados profundos y superficiales para la identificación de ácaros externos de la piel como demodex, que puedan inducir el lamido.
Biopsia, incisional o por ponch para el estudio histológico de todas las capas de la piel y determinar las alteraciones de las mismas para establecer un diagnóstico
Pruebas de alergia, intradérmicas o alimentarias para determinar los posibles alergenos que pudieran desencadenar la comezón y el lamido
Radiografías que pueden revelar enfermedad de las articulaciones o los huesos que induzcan dolor y el consecuente lamido.

Pronóstico:
Debido a que el Granuloma acral es difícil de curar, los veterinarios suelen dar un pronóstico reservado. Los perros que reciben tratamiento temprano tienden a tener una mejor recuperación que los perros con enfermedades crónicas.

Tratamiento:
El tratamiento del Granuloma acral por lamido, requiere hacer frente a la causa primaria del lamido. Infecciones bacterianas, por ejemplo, son tratados con antibióticos durante semanas a meses. En caso de ser la alergia el desencadenante, se deberá de establecer un protocolo de inmunización y eliminación de los alergenos. La artritis se trata con el manejo del dolor y terapia conjunta. El componente obsesivo-compulsivo de la enfermedad es más difícil de tratar. El perro puede ser impedido de lamerse la zona mediante el uso de algún tipo de dispositivo de bloqueo mecánico, como un collar, bozal, o vendaje. Antidepresivos orales pueden ser útiles. Productos tópicos, pueden utilizarse para disminuir la picazón de la zona y ayuda en el proceso de curación. Los casos graves pueden requerir la inyección de corticosteroides en la lesión. Si la lesión es pequeña, puede ser removido quirúrgicamente, pero las recaídas son frecuentes. La radioterapia se ha intentado en algunos casos, pero su tasa de éxito es pobre.

Prevención:
Hay pocas medidas recomendadas para la prevención. Perros que sufren de aburrimiento o de la tensión de quedar solo durante demasiado tiempo, deberán de tener un entorno socialmente interactivo.

En resumen:
Un Granuloma acral por lamido es una lesión, normalmente situada en la parte distal de uno de los miembros de los perros, que es causado o agravado por el lamido del animal obsesionado con el mismo Las células dañadas tienen una liberación de endorfinas para aliviar el dolor, lo que genera que el perro se convierta en adicto a  lamerse y ha mutilarse la lesión. Las posibles causas de la comezón y el lamido incluyen el aburrimiento, el trauma, cáncer, parásitos, alergias, e infecciones de la piel entre muchas otras. A menudo es difícil determinar si la causa del granuloma por lamido se debe a una enfermedad subyacente o la de un trastorno compulsivo obsesivo, o una combinación de ambos. El tratamiento suele ser largo y con frecuencia no eficaz en lesiones crónicas, logrando solo un mejor control de la lesión sin la curación total. Intervenciones tempranas tienen las mejores posibilidades de éxito.

5 comentarios:

  1. Muy buen articulo, un par de dudas, si determinaramos que la causa es el aburrimiento que tan aconsejable es comprar un nuevo perro (pensando en que le haria compañia) y bueno la otra duda es: ?que es mas beneficioso? tratar estos desordenes de comportamiento con lo anterior y jugetes y salidas a pasear vs antideprecivos (y cuales recomienda). Exitos y felicitaciones por el blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola Dr. te comento que he visto muy pocos casos en el que fuera por aburrimiento, la gran mayoría son a causa de una alergia o algún daño óseo, algunos con dermatofítos y muy pocos por neoplasia, la gran mayoria con infección bacteriana secundaria, ahora, si ya descartaste todo y al final la casua es comportamiento, pensaría en cambiar los habitos del perro, antes de los fármacos, puede ser buena idea un compañero, paseos, ejercicio y de necesitar algún fármaco, la fluoxetina sería la de mi primera elección, sin olvidar que el granuloma debe de ser tratado de forma enérgica, ya que, en algunos casos aunque la causa primaria se identificó, el control del granuloma es muy complicado o con muchas recaidas.

    ResponderEliminar
  3. te invito a que sigas mi página de dermatología veterinaria puebla (dermavet puebla) en el facebook, donde publicare algunas imagenes de pacientes con esta enfermedad saludos

    ResponderEliminar
  4. Escribo porque tengo una perra de 6 años, que hace 4 años usa collar isabelino por esta lesión. He intentado de todo: vendas, paseos, otra mascota para que juegue... Pero ya estoy desesperada y me pone muy mal verla siempre con ese collar !! Los veterinarios dicen que ya no hay otra solución… Si tiene algún dato que me ayude o alternativa, se lo agradecería !!

    ResponderEliminar
  5. Desgraciadamente tarde nos dimos cuenta k Confy mi perrita de 5 años se causo estas lesiones por problemas de artritis, muy completo el artículo. Gracias

    ResponderEliminar